miércoles, 2 de julio de 2008

Objetivo cámaras compactas

El objetivo de las cámaras compactas no se puede intercambiar, pero de todos modos existen dos tipos. Está, por un lado, el de focal fijo, que no puede variar el ángulo de visión. Las cámaras sin zoom cubren perfectamente las necesidades de aquellos que quieren realizar buenas fotos normales. Sin embargo, si se quieren hacer tomas más elaboradas (un primer plano) resultan insuficientes. Las que tienen zoom permiten reducir el ángulo de visión y conseguir mejores encuadres. Algunos modelos incluyen la posibilidad de macros para fotografiar motivos muy pequeños. Los intervalos focales varían entre 20 mm y 140 mm.

También encontramos en el mercado las llamadas autofoco (AF), que es el enfoque automático. Puede ser central, que enfoca siempre en el centro de la escena; o descentrado (multiárea), que permite mayor control del punto de enfoque.

Por último, otra característica que debemos observar a la hora de comprar una cámara compacta es si la exposición es fija, en la que el fotógrafo debe limitarse a situaciones con la luz apropiada o tuilizar el flash, o bien si es automática, donde la cámara regula la exposición en función de la luz ambiente. Algunos modelos incorporan la modalidad del corrector de contraluz.

martes, 1 de julio de 2008

El flash de tu camara

Un tema algo delicado en las cámaras es el del flash. Las más baratas no lo tienen, y las que sí lo llevan lo tienen incorporado. Si es automático, se activará cuando la cámara detecte que no hay luz suficiente en el ambiente, aunque también pueden tener la opción de activarlo manualmente o quitarlo a voluntad. En general, cuanto mejor es la cámara, más alcance tiene el flash, es decir, ilumina a más distancia. Y también suelen tener el sistema reductor de ojos rojos, que con unos destellos previos evita este desagradable efecto, producido cuando la luz del flash se refleja en las retinas. En algunas es necesario activarlo; consulta el manual de la cámara para saber hacerlo.