sábado, 9 de agosto de 2008

La profundidad de campo

La profundidad de campo es la zona que queda enfocada con nitidez aceptable por delante y detrás de un tema. Por ejemplo, una imagen en la que el fondo es una mancha difusa tiene poca profundidad de campo. En otra imagen, tanto los elementos del primer plano como los del fondo parecen estar enfocados; esto indica una profundidad de campo mayor. La apertura del diafragma es el factor principal que afecta a la profundidad de campo.

En algunas situaciones, si se quiere incrementar la profundidad para una foto panorámica, elegiremos una apertura pequeña, un número f/ grande, como f/16 o f/22 para que gran parte del primer plano y el fondo aparezcan nítidos en la foto. Para otras situaciones, se querrá reducir la profundidad de campo. Por ejemplo, para un retrato en el que se quiere dejar el fondo borroso, optaremos por una apertura mayor, o un número f menor, como f/2.8, f/4 o f/5.6. El tema estará bien enfocado, pero el fondo será “difuso” y distraerá menos la atención.

Como regla, recordaremos que:
  • A menor apertura de diafragma, obtenemos mayor profundidad de campo.
  • A mayor apertura, menor profundidad.
Y algunos consejos:
  • Si elegimos una apertura pequeña, como f/16, se requiere una velocidad de obturación más prolongada para garantizar que la cantidad suficiente de luz incida en la película o el sensor, para que la exposición sea correcta.
  • Con velocidades de obturación más lentas, el movimiento de la cámara o del tema pueden provocar imágenes borrosas. Si la velocidad de obturación es lenta, usaremos un trípode o una película Iso más rapida, que permita velocidades de obturación más rápidas.
  • Si queremos “congelar” un tema en movimiento, tendremos que usar una película de valor ISO elevado ( o cambiar la sensibilidad en las digitales automáticamente).
Mientras que la apertura es el factor más importante que afecta al rango de enfoque aceptable en una foto, hay otros factores que también influyen en la profundidad de campo, que son:

-Distancia de la cámara al tema. Con cualquier apertura, cuanto más lejos estemos de un tema, mayor será la profundidad de campo. Si lo que queremos es fotografiar una montaña lejana, tanto la montaña como la piedra que está en primer plano, como los planos intermedios y el fondo, podrán estar enfocados. Si tomamos un retrato de cabeza y hombros, sólo estará bien enfocado el tema.

-Distancia focal de la lente. La distancia focal determina la proporción de una escena que “ve” la lente. Desde la misma posición de disparo, una lente gran angular ve más de la escena que un teleobjetivo. Además, una lente gran angular produce una gran profundidad de campo, siempre que no se esté demasiado cerca del tema. En términos más técnicos, una lente gran angular o una configuración con zoom tiene un ángulo de visión de 110 grados, mientras que un teleobjetivo puede tener una visión de sólo 23, 12, o incluso 4 grados (pequeña) de la escena. Puesto que una lente larga (o teleobjetivo) amplifica el tema, la profundidad de campo es escasa, por o que sólo el tema estará muy enfocado.

Recordaremos entonces que:

-A menor longitud focal, mayor profundidad de campo.
-A mayor longitud focal, menor profundidad de campo.

Otros consejos importantes:

-De ser posible, dejaremos que el sol ilumine el motivo de frente. Pero debemos recordar que a las personas les puede molestar y obligarles a cerrar los ojos.

-Tenemos que evitar que el motivo esté entre sol y sombra. La cámara no podrá exponer correctamente ambas áreas a la vez.

-No conviene realizar tomas de un motivo muy oscuro contra un fondo muy claro (o al contrario). En estos casos, acercarse al motivo para que llene el visor puede ser una buena solución.

1 comentario:

Clari dijo...

hace tanto tiempo que quiero hacer un curso de fotografia pero nunca tengo tiempo ni dinero.
hace poco le compre a mi hijo la ps3 con juegos asi que por el momento para una camara no tengo. tendre que esperar