miércoles, 25 de junio de 2008

El album fotografico

Cuando hacemos fotografías, ya sea de un tema específico, como una fiesta o un viaje, o bien cuando tenemos varios carretes y queremos seleccionar las mejores, es necesario organizarnos para conservar mejor, y de una forma accesible, nuestras fotos.

Un primer aspecto a tener en cuenta, en la fotografía convencional, es el tratamiento de los negativos. Es una costumbre bastante arraigada la de no darles importancia y dejarlos arrumbados en el fondo de un cajón. Sin embargo, los negativos son mucho más importantes que las copias de papel, porque ellos son el soporte que nos permitirá hacer nuevas copias en un futuro.

Es conveniente guardarlos junto con la foto, colocados uno a uno en hojas porta negativos (que se venden en cualquier tienda de fotografía), y nunca dejarlos dentro del sobre que nos dan, sueltos. Además, hay que evitar apoyar los dedos en ellos, y tratar de tomarlos siempre por los bordes. Si bien existen líquidos limpiadores para negativos, siempre es mejor evitar que la grasa de los dedos se deposite en la emulsión del negativo.

Cuando tenemos fotos que queremos guardar, lo ideal es recurrir a un álbum. En este álbum, además, podremos almacenar los negativos correspondientes, de manera que los tengamos siempre a mano. Lo más sencillo es comprar un álbum corriente, en los que podemos poner las fotos entre folios plásticos. Sin embargo, también es buena idea fabricar uno con un cuaderno de hojas gruesas (de dibujo, por ejemplo). Para ello, podemos hacer cuatro pequeñas incisiones en el papel, de manera que podamos colocar la fotografía sin necesidad de pegarla. Además, puede ser útil pegar a cada página, por el borde de unión, un papel semitransparente, tipo calco, que cuidará las fotos.

Cuando se trata de álbumes de viajes, fiestas o, por ejemplo, de una etapa de la vida de nuestro hijo, podemos enriquecerlos añadiéndoles otros materiales, como recortes de prensa (ya sea del lugar como de la fecha en que fue tomada la foto), notas de información, e incluso entradas de teatro, tiques de avión, la invitación a la fiesta. También puede servir hacer dibujos en las páginas, intercalar relatos propios o ajenos, etc.

No hay comentarios: